0

UNA TEMPORADA PARA SILBAR

arton578-e8a35

UNA TEMPORADA PARA SILBAR

Ivan Doig

Libros del asteroide

Escribir una novela requiere buscar una historia que le dé vida, en este caso la de un viudo con tres hijos que encuentra esposa de una forma más o menos convencional. Pero ese esqueleto sólo se sostiene cubierto de matices muchísimo más importantes: ante nosotros surgen los paisajes de Nevada, los muchachos de la escuela rural, un maestro por accidente, el cometa Halley, el boxeo, el latín, el amor y el sexo, la madurez. Y de repente nos convertimos en un adulto con responsabilidades a veces terribles, como la del protagonista, que debe cerrar las escuelas unitarias de las que su memoria es homenaje.

Tras el reposo de esta lectura se quedan latiendo en la memoria el alumno terrible con un padre terrorífico que le tiene atemorizado; los jinetes inversos o de cómo la cultura puede disfrazar el fruto del ingenio y hacer ganar al débil; la liviandad al tratar la orfandad de los tres niños y la delicadeza del viudo que pide permiso a la esposa muerta para volver a empezar; la niña que recorre kilómetros sola y en la oscuridad para acudir a la escuela; las cenas de domingo en casa de la pariente viejísima que incomoda a todos; las nevadas…

El hilo conductor de todo esto es un muchacho reflexivo y genial, convertido finalmente en inspector de educación, que crece en esa temporada lo necesario para irse a estudiar lejos de la casa paterna, lo que nos remite a una novela de crecimiento tradicional. Es necesario leerla para poder distinguir entre la tradición y la tipicidad.

Y por último, por cursi que resulte, tengo que decirlo: docentes del mundo, leedlo, reconfortaos y volved a creer en lo que hacéis.

Lorena

Advertisements
0

LA NIÑA GORDA Y OTROS RELATOS INQUIETANTES

978841653700

La niña gorda y otros relatos inquietantes

Marie Luise Kaschnitz

Hoja de Lata

 

Debo de ser la mayor ignorante que pisa letras, puesto que no había oído hablar de esta autora que, sin duda, debería haber conocido antes. Se trata de una escritora alemana, nacida junto con el siglo XX, de la que Hoja de Lata publica ahora una selección de doce cuentos, a cual más desasosegante. Todos ellos parecen ser realistas, parten de situaciones bastante razonables y no especialmente llamativas, pero sutilmente, casi agazapado, aparece el extrañamiento, la acción inesperada, la cara oculta de la luna de todos los días. Lo que era corriente, familiar, sencillo y reconocible, adopta el tinte de lo dramático y lo inevitable. De lo terrible. A los de tradición eminentemente hispana nos remite -sí, lo digo sin miedo- a Cortázar, al mejor Cortázar: a lo mágico como explicación de lo cotidiano, que lo convierte en incontrolable y nos deja como víctimas de nuestra propia vida.

Esta autora domina la palabra y consigue mover nuestro pensamiento al ritmo que le conviene: paseamos con una mujer por el bosque y amamos u odiamos a su amante al mismo ritmo enloquecido que ella lo hace; sentimos la indefensión de la vejez y la confianza en menos de diez páginas; redescubrimos al padre y con ello destruimos una vida completa en cuestión de tres imágenes; sentimos el vacío del niño fracasado y los ecos en nuestra vida adulta de esa sensación con una niña gorda que se hunde en el hielo… Son algunos ejemplos de la extrema sensibilidad que contagia esta escritora brillante.

Lorena