0

CUANDO NACE UN MONSTRUO

3564

Cuando nace un monstruo

Sean Taylor y Nick Sharratt

Editorial Juventud, 2006

Ella siempre se sintió un monstruo pequeño. O quiso que un monstruo viviera debajo de su cama. Que los peludos tomaran vida. Eso fue mucho antes de la película Monstruos S.A. y Ted (una horripilante comedia sobre un oso de peluche rijoso que un día, fruto de un milagro navideño, se convirtió en el humano osezno mejor amigo de un sinsustancia adulto Peter Pan).

A partir de que sus sueños se hubieran hecho realidad, sus posibilidades hubieran sido otras. Otra vida, otras amistades (acaso lanudas), otro tamaño de cama donde el insomnio tiende a aterrizar. Entonces, en aquella época, cuando intuye que empezó todo, le hubiera encantado leer este álbum. Pasa a explicar el porqué.

La peripecia se antoja sencilla, nace un monstruo, crece un monstruo y se reproduce un monstruo. La vida de un monstruo y su relación con los niños. La vida, o sea la elección o sea los caminos que se toman y los que se dejan. Cómo decidir y cómo abandonar los miedos. El miedo en los niños (gran tema desde que los cuentos son cuentos, es decir, desde el origen del lenguaje), según la ciencia, se explica a partir de su ensayo adaptativo en pro de la especie: un precio a pagar, uno más, por ser humano, por la supervivencia, por dejar monstruitos, digo niñas y niños, en este mundo. Como adulta, a ella le sigue dando miedo elegir, tomar decisiones, responsabilizarse de su vida: como a los niños, como a las niñas, como a este monstruo. Es un relato de crecimiento, con un mensaje positivo, un ensayo que de forma agradablemente sencilla nos instruye en habilidades emocionales, en atender a lo que se siente cuando uno emprende un camino, aventura, experiencia, amistad. Con el monstruo, que en la segunda página ya es el niño, o la niña, o el adulto que lee (otro acierto: atrapa al receptor y se mimetiza con él), aprendemos a escuchar nuestros pensamientos, las consecuencias, derivar el miedo al absurdo y darnos cuenta de que nunca pasa nada: nuestra relación con las cartas que nos toca jugar y ya está. Uno, niño, niña, adulto, sale triunfador del cuento. Porque siempre hay otra vía, porque al elegir, ganas, y lo que pierdes ya no importa, no merece la energía, el tiempo, el desgaste, la ansiedad. Es un cuento para apandadores, aventureros, osados… miedosos, como ella.

Más aciertos. Más hechizos. Su estructura circular pero en zig-zag. Cada vez que el monstruo escoge, el monstruo avanza. Vence y vuelve a elegir. En definitiva, el monstruo vive las conductas que el niño teme y sale triunfador. Es la técnica del llamado “modelado”: vividos a través de otro aprendemos a superar los miedos. Somos más felices. Como nuestro monstruo.

La tipografía irregular, a varios tamaños, distintas fuentes, minúsculas y mayúsculas, es otro de los éxitos. El dibujo vibra en colores intensos, vivos, no existen grises y cuando aparecen son abandonados, al igual que el negro. Es impactante, influye su riqueza cromática y sus formas en un estado emocional positivo. Todo se destiñe de fucsia. O de verde rabioso. De vida. Es un canto a la confianza. A partir de aquí, el texto se relaciona magníficamente con la imagen, van a la par hacia la cumbre de la confianza.

Ella podría leer este cuento. Si lo leyera podrían sucederle dos cosas: o ser más feliz o ser más feliz. En ambos casos no debería abandonar este mundo sin llevarse a la cama a este maestro monstruo.

Fue Dickens quien hizo de la tesis “El amor siempre es más fuerte que el odio” una obra magna; Cuando nace un monstruo se hace a la luz y el rayo alimenta la semilla de la autoestima. ¿Posible perfil del lector? De tres a treinta y tres, pasando por trece. Con libros así, el fango del miedo de la vida adulta se pasaría sobre raquetas. O con botas de lluvia. ¿Ambas cosas, pues?

Natalia

 

0

EL CUADRO DESAPARECIDO

el-cuadro-desaparecido-png

El cuadro desaparecido

Kestutis Kasparavicious

editorial THULE

1º de la ESO suele ser un curso puente en cuanto a lecturas se refiere. Hay niños en el aula que aún necesitan leer libros infantiles; otros, en cambio, ya han dado el paso hacia lecturas más complejas. No siempre hacen caso de recomendaciones, todavía menos si son de sus profesores o padres. Las lecturas obligatorias, sólo por el calificativo que las adorna, se les hacen bola. Son audiovisuales, se alimentan de imágenes, pero los álbumes ilustrados les parecen de pequeños y les da cosilla acercarse a ellos: ya están en el instituto.

Las series televisivas actuales son parte del día a día, y lo policíaco, el misterio, la resolución de casos están de moda (sólo hay que echarle una ojeada a la programación diaria o darle un vistazo a las listas de libros más vendidos) . Y si algo les gusta a los adolescentes es estar a la última.

Así que, de repente, llega a mis manos este libro: El cuadro desaparecido. Aprovechando una de nuestras sesiones de lectura en el aula, se lo enseño. “Uff, profe, es de animales”, “¿un libro de pequeños?”. Alguno se anima con la portada. “Mira, debe de ser el hueco que dejó el cuadro desaparecido”. Y poco a poco, a trompicones, leemos el caso de este cuadro que alguien se ha llevado ante los ojos de todo un elenco de personajes. Nos detenemos en unas imágenes que cuidan el detalle y recrean un ambiente exquisito; y en unas descripciones realistas de personajes mitad animales, mitad humanos, que pertenecen a distintas clases sociales y tienen en común el gusto por el arte, en concreto por la pintura.

No todo lo que se dice en el libro se entiende. Quizá sea el grupo, o la edad, o la falta de lecturas de este tipo, pero desconocen vocabulario (“ïnsigne dama, flamante cabriolé, perorata…”), les choca la forma de hablar de los personajes… Pero les gustan los misterios, así que, echándole teatro al momento, desaparece el cuadro y se lanzan a nombrar sospechosos, intentando deducir por las conductas de los personajes su culpabilidad. Hay para todos los gustos.

Y yo, tirando del hilo de todos los ingredientes mencionados, decido proponerles un trabajo conjunto y resolver entre todos un caso. Como, aunque se resistan, aún son niños, les invito a utilizar sus artes plásticas para recrear el misterio. E incluso, quedarnos con la mejor coartada y los personajes mejor caracterizados.

Divididos en grupos propongo en primer lugar documentarse sobre la campiña inglesa para intentar recrear el ambiente de nuestro libro. Casi todos tienen acceso a libros de Ágatha Christie y tirando de padres, tíos, familiares varios, leen misterios. Hacemos un glosario de vocablos utilizados en el libro, que no suelen emplear en su vida. Repartimos personajes de distintas clases sociales y formación, para que puedan convertirse en protagonistas de nuestra historia.

Aprovechando, además, la ayuda de la profesora de Educación Plástica buscamos cuadros que tengan una historia detrás para decidir cuál será el nuestro.

Y ahí andamos, creando un misterio. No sabemos todavía quién será nuestro ladrón, si acabará habiendo asesinato, si será el mayordomo o el cónsul el culpable, o si las coartadas de los marqueses serán convincentes; pero sí sabemos que estamos aprendiendo mucho de la historia, y que podemos utilizar contenidos que solemos emplear de forma mecánica y aburrida, como la descripción o la consulta del diccionario, de una manera más práctica y divertida.

FLOR