1

de nuevo ARLEQUÍN

Arlequín.  Federico García Lorca y André da Loba. BFE

“Cuatro versos de Lorca dan forma al universo en este bello desplegable concebido por André da Loba y el Equipo de Tres Brujas.”

Arlequín es un álbum infantil con el que mis alumnos de 3 años han vivido experiencias mágicas de aprendizaje mediante el juego, el movimiento y la manipulación.

Arlequín es una poesía cargada de emociones que ha generado en los niños sentimientos de sorpresa, alegría y tristeza. Se compone de cuatro versos. Cada verso está ilustrado por imágenes y colores sugerentes que les han ayudado a comprender su significado.

Resultado de imagen de arlequin lorca

Se trata de una poesía abierta a nuevas visiones e interpretaciones,… tal como caracteriza a su autor, Lorca. También refleja su gusto por los días al aire libre, las marionetas y la pintura.

Los primeros días he trabajado la obra básicamente de forma oral. Día a día me ha dado pie a ir modificando sus versos e ir adaptándolos a las circunstancias y respuestas del momento.

Se trata de un libro con identidad propia. Llevarlo al aula es sencillo porque armoniza con el mejor aliado de los niños: el juego. Su formato te da oportunidad de sorprenderles: el libro se despliega según se va contando, hasta que como resultado final tienes una simpática marioneta. Rápidamente los niños imitan ese proceso y, de forma espontánea, se van convirtiendo en arlequines, representando la poesía con su cuerpo. En una segunda fase, de forma más dirigida y ordenada, realizamos una pequeña coreografía  o representación conjunta. Sentados en la asamblea con la cabeza hacia abajo y los brazos cruzados, recitábamos verso a verso: con el primero levantamos la cabeza, con el segundo abrimos un brazo,… hasta que nos ponemos de pie para bailar y…. patalear!!

Como actividad de cierre quise que cada niño se llevase un Arlequín a casa, para crear una continuidad mágica y afectiva entre sus dos mundos. Mi idea era que el formato se pareciera al original y así lo hice: creé una silueta plana, me resultó sencillo. Los materiales fueron cartulinas de colores sobre las que fotocopie a Arlequín previamente dibujado. Lo recorté y en varios días les fui enseñando a abrir y a cerrar el libro a la vez que repetíamos los versos inventados por nosotros. Para finalizar con las huellas de sus dedos fueron decorando la silueta, asociando los colores a la emoción que nos trasmitía.

arlequin mirian

Han disfrutado, han memorizado y han creado… Ha sido cercano y sencillo.  Y lo más importante: han estado atrapados en la poesía mientras conocían a Arlequín.

 

Mirian