0

TIENES UN VESTIDO BLANCO

ElVestido_240

Título: TIENES UN VESTIDO BLANCO

Autora: María José Ferrada

Ilustradora: Arianne Faber

Editorial: A Buen Paso

Bonita historia que versa sobre el paso del tiempo. Obra que podríamos definir como un poema ilustrado: cada página narra un verso, acompañado de una imagen que lo ilumina. Las ilustraciones se caracterizan por un trazo sencillo e irregular sobre fondo blanco. El uso del color aplicado crea poesía visual en los detalles, con una gran capacidad expresiva.

 

La puesta en marcha de la lectura en el aula de 5 años resultó ser muy divertida. La respuesta que propició en los niñ@s que escuchaban fue un canto a la imaginación y una invitación al movimiento. Les dije que los próximos días acompañaríamos a la protagonista en su viaje. Y así lo hicimos… mediante una sesión de yoga. Les expliqué que la palabra yoga significa unión.

Unión de nuestro cuerpo con nuestra imaginación. Para notar esa unión necesitábamos sentir nuestra respiración en silencio. Los movimientos de nuestro cuerpo y las palabras que íbamos escuchando nos fueron acompañando en este viaje especial. Un viaje de la mano de una niña protagonista que nos fue llevando por las estaciones del año. Viaje en el que bailamos al compás de versos con un vestido blanco. Movimientos fluidos con los que jugamos a ser parte de la naturaleza. Con la llegada del verano saludamos al sol y nos sumergimos como peces en el agua de un estanque. Caminamos por los prados de la primavera y nos convertimos en vacas, llegamos a la selva y rugimos como pequeños leones… Miramos al cielo y vimos estrellas que alumbraban árboles con manzanas y cerezas. También contemplamos flores y escuchamos el zumbido de las abejas. El viaje se fue terminando y tumbados en el suelo descansamos como nubes del cielo, soñamos todo lo que habíamos vivido y… finalmente dejamos de escuchar palabras dulces y sonreímos”.

 

Mirian.

1

ABECEDARIO DEL CUERPO IMAGINADO …EN OTOÑO

Haikus_portada_300

Está claro que el Abecedario de Mar Benegas y Raúl Guridi es una de nuestras obras favoritas. Os traemos una nueva y hermosa experiencia realizada en Secundaria con este poemario que, para su reedición, se ha vestido de un suave azul. Así lo hemos vivido en clase de Maite Odriosolo, en el IES Calderón de la Barca:

Ya antes de abrirlo, se impone el libro como objeto. Eso que todavía no transmiten los ebook: el formato vertical, la elección de los colores, las tapas duras cosidas con lana… Los materiales custodian un interior donde cada elemento funciona con esmero. En cada página, un color: rojos y anaranjados, negro, dorados y muchos verdes. Poemas y dibujos dialogan como en el arte del calígrafo, siguiendo la composición de la escritura oriental. Conducido el lector por un orden alfabético, cada letra le descubre ese cuerpo imaginado del título. Así sabemos que la luna está en tu boca/cuando sonríes… “solo dos ojos y cabe todo el cielo,/¿cómo es posible?”…o que “Piel./Es la casa de todas las caricias. Abre la puerta”.

El libro rebosa delicadeza, la que misma que tiene el Haiku para transmitir las emociones: “no grites, no la asustes/ es mariposa”. El Haiku parece decirnos que solo desde la humildad de la palabra justa y bien dicha podemos atrapar la vida y comprenderla: ” felicidad/ es lagartija inquieta/corriendo al sol”, “Vive la vida:/pequeño colibrí/sobre las flores”. En la tradición oriental, la caligrafía además de ser un arte es un camino hacia el sentido. Y por eso este cuerpo imaginado también integra la experiencia del dolor, porque “su sangre derramada/ mancha la Historia”. O del destino aciago, como ese Pinocho que nada podrá hacer con las xilófagas hormigas. Y conoce que un día yacerá para siempre mientras “Las nubes como cuadros/ siguen pasando”.

Podría pensarse que es mucho bocado para el aula, demasiado exquisito, demasiado esencial. Sin embargo, el libro se remata con unas estupendas indicaciones de las que, a buen seguro, son lectores potenciales profesores y alumnos: qué es un Haiku y cómo escribirlos.     ¡Manos a la obra! La experiencia promete…

 

…Y hacemos nuestro particular abecedario del otoño dando la bienvenida a la nueva estación de forma poética.

Al principio tratamos de ceñir la vivencia del otoño a cada letra del abecedario, pero pronto tenemos que liberarnos de algún corsé y éste es el primero que cae. Y luego toca desaprender algunas cosillas… Resulta curioso comprobar cuántos códigos adquiridos coartan ya la imaginación a los 12 años, cuánto cuesta aceptar que existe la poesía fuera de la rima y que no hace falta decir “cosas importantes” porque mis sensaciones importan si busco la manera de expresarlas a los demás… Ah, por cierto, el otoño no son solo hojas que caen ...pero me temo que algunos clichés pesan demasiado y veis que a medida que se fueron soltando iban cayendo hojas de los árboles… De todos modos, no ha quedado nada, nada mal.

 

Lágrimas de oro.

Al susurro del viento

lloraba el árbol

(Alba Armesto)

______________________________________________________

Lluvia nocturna

que en el otoño muerde

el tierno rosal

(Alba Armesto)

______________________________________________________

En el regazo

del camino, el otoño

deja sus colores

(Carla Suárez)

______________________________________________________

Vientos, colores.

El aire frío deja

bosques vacíos

(Nikol Tiomirova)

______________________________________________________

Un árbol calvo

pide calor. El sol

huraño se esconde

(José Yeray Fernández)

______________________________________________________

Camino otoñal.

De esa piedra

marchan todos

(Noel Pacín)

______________________________________________________

Flor de otoño,

regalas tu semilla

al suelo seco

(Lucía Fernández)

______________________________________________________

El árbol muere,

rodando al pie

hojas caducadas

(Lucía Fernández)

______________________________________________________

Las hojas chillan

al caer por el suelo.

En él deslumbran

(Farith de la Fuente)

______________________________________________________

El árbol se muda

de ropa abiertamente

ante mis ojos

(Farith de la Fuente)

______________________________________________________

El monte se llena

de setas y colores.

Llega el otoño

(Iñaki Arrate)

______________________________________________________

Pobre otoño,

en cuanto él llega

las flores se van.

(Daniel García)

______________________________________________________

Las hojas teñidas

ocupan los suelos como

flores en pradera.

(Pelayo García)

______________________________________________________

Hoy los árboles

lloraron hojas secas.

El viento se las llevó

(Yeray García)

______________________________________________________

Las hojas surfean

en el fresco viento

del suelo otoñal

(Adrián García)

 

______________________________________________________

La luz muere.

Cuando las hojas caen

la noche crece.

(Sara Alonso)

______________________________________________________

La hoja se cae,

pero no está perdida:

la empuja el viento

(Martín Fernández)

______________________________________________________

Las hojas caen y

al son del vendaval

caminan libres.

(Nuria Cueto)

______________________________________________________

Despierta otoño

con el viento meciendo

tu grande árbol

(Jorge Cano)

______________________________________________________

El viento grita

en la noche oscura

contra mi ventana

(Maya Ramos)

______________________________________________________

El bosque se tiñe,

se llena de colores.

Llega el otoño.

(Samuel Martínez)

______________________________________________________

El viento corre

tras las hojas caídas.

Desfiles de colores.

(Joey Rosado)

______________________________________________________

Flor de otoño,

regalas tu amor

al suelo seco.

(Alanni Méndez)

 

IMG_1240 copia

 

 

 

 

 

 

 

 

5

ABECEDARIO DEL CUERPO IMAGINADO

cuerpo-imaginado-1

Abecedario del cuerpo imaginado.

Mar Benegas y Guridi.

Editorial A buen paso, 2013.

  • “A mí es que no me gusta la poesía, profe…”

¿Cuántas veces habré escuchado frases como ésta a mis alumnos?

Y tampoco es de extrañar. Cuando uno mira los poemas que aparecen en los libros de texto, encuentra solamente ripios y poemillas con rimas fáciles y temas excesivamente infantiles (la mariposa se posó en la rosa y la niñita cogió una florecita), hasta que de repente un ejercicio propone un análisis métrico y estilístico de la Égloga III de Garcilaso…

Menos mal que hay vida más allá de los libros de texto. Menos mal que hay obras absolutamente maravillosas como el Abecedario del cuerpo imaginado, de Mar Benegas, con ilustraciones de Guridi.

El libro, editado por A Buen Paso, es de esos que, aunque sólo sea como objeto, ya es precioso. Con una encuadernación japonesa, formato grande y alargado, color púrpura… En su interior, 27 haikus (poemas breves, de tres versos de 5, 7 y 5 sílabas), 27 ilustraciones, y toda una ventana abierta a la poesía.

Al final, Mar Benegas explica mejor que nadie qué son los haikus, y cómo escribirlos.

Y así me puse yo manos a la obra con mis chicos y chicas de 1º de ESO. Habían quedado fascinados con el libro y les conté, además, que había conocido a Mar, que me lo había dedicado y que me había dicho que, si ellos escribían algo, le gustaría que se lo mandase. Y escribieron, claro. Con una ilusión mayor de la que habían puesto en ninguna otra actividad hasta entonces. Nos saltamos un poco las normas: hay primeras personas, hay emociones, alguna metáfora, no todos hablan de la naturaleza… Pero son suyos. Y es poesía, creo:

El pegamento

es para pegar cosas;

no une a la gente.

Él me quería

sólo por interés.

No sé qué hacer.

El malherido

pensó en la luna fría

aquella noche.

Yo lo maté

sin ninguna piedad…

¿despertará?

Todos los días,

cuando salgo a la calle,

oigo silencio

Tiembla la casa

con tantas ilusiones

que se derrumba.

El mundo quiere

lo que nadie consigue

¿Qué pasará?

Es el invierno:

La colina sin nombre

entre la nieve.

Sabana asiática,

lugar de plantas secas

sin gota de agua

La pumarada

Nacimiento de frutas

Solo manzanas

La ciudad viva,

fuente de inspiración,

corre con prisa.

Escribo Haikus

para clase de Lengua

¿Estará bien?

Es navidad.

Espero los regalos

con ilusión

Yo soy un mago.

Hago trucos con cartas.

Gente feliz.

Qué raro es él…

Por las noches se va

y nunca vuelve.

Es el amor

una guerra imposible.

¿Podré ganar?

Después de aquello

nunca nada volvió

a ser lo mismo.

Gotas acuáticas

salpican el paisaje

de la existencia.

Viajo en el cuadro,

camino los colores.

Amo el museo.

La luna es blanca

El gesto de su cara

muy blanco y frío.

Escribieron los haikus, primero a mano y después a ordenador, para mandárselos a Mar (que hay que trabajar también la competencia digital…). Luego, yo dije “¿Los ponemos en una cartulina y los colgamos en el corcho? Y ellos, que tienen una sensibilidad poética absolutamente extraordinaria, propusieron: “Sí, pero de forma individual, cada uno en un trocito que recorta con la forma que quiera… Y mira, profe, estamos hartos de ese cartel que tenemos ahí, que dice “¿Te gusta correr?” ¿Y si ponemos que lo que nos gusta es volar?”

Pues eso. A mis alumnos de doce años les gusta volar. Y les gusta la poesía.
(Emma Cabal)
72n3

0

Personajes entrañables: Antonino y Oso

Image

Antonino va y viene.

Juan Arjona y Lluïsot.

A Buen Paso, 2011

“ANTONINO va y viene” es un álbum de formato pequeño y sencillo pero que esconde dentro dos personajes muy especiales. Uno, como nos adelanta el título, se llama Antonino. El otro es su amigo Oso. Ambos han sido creados por Juan Arjona, un contador de historias, y por Lluïsot, quien con sus acertadas ilustraciones realza el relato sin acaparar protagonismo y lo llena de colorido y movimiento.

Antonino es un señor inquieto de media edad, de nariz prominente, bigotes excéntricos y que por toda cabellera luce 4 pelos puntiagudos que esconde al levantarse bajo un sombrero de galán. Viste unos coloridos pantalones de cuadros negros, rojos y verdes, camisa mostaza, chaqueta verde y unas cómodas botas para caminar. Vive en una pequeña cabaña en mitad del bosque con su amigo Oso. Mientras oso duerme Antonino va y viene en sus sueños y cuando se despierta es capaz de escalar el risco más alto, nadar hasta lo más profundo del mar, trepar a un árbol gigante, adentrarse en el bosque oscuro e incluso encender la luna cuando el día se apaga y llega la noche. Todo para contentar a su amigo Oso, que se deja mimar.

“Antonino va y viene” forma parte de una colección pensada para los más pequeños a los que fascina desde el primer momento, pero resulta muy recomendable para cualquier edad.

Se disfruta por su sencillez pero sobre todo porque convierte momentos cotidianos, incluso podríamos decir rutinarios como la hora de la comida o el momento de irse a dormir, en una aventura apasionante.

Tamara

0

La vela que no se apagaba y otros misterios sin solución

Image

“El día en el que los más improbables entre los exploradores encuentran prodigios de la naturaleza tales como una galleta caliente en el Polo Norte; un piano perfectamente conservado en una gruta de Perú; una palmera enana de Shanghai en medio del espacio; o una vela que quema debajo del mar, el mundo enloquece en busca de la razón de su existencia.” Así comienza la descripción de la editorial. ¿Qué pasará después? Ante la incredulidad general, que no da por buenas las explicaciones de algunos expertos, nuestra heroína, Recoleta, una chica muy inquieta, leerá, leerá y leerá, y utilizará toda su capacidad deductiva para dar con la solución.

12

Y ahora, ¿por dónde empezar a alabar los méritos de este magnífico álbum ilustrado? ¿Por el texto de Antonio Lozano, que juega con el lenguaje como quiere y que nos demuestra de forma imaginativa y brillante el concepto de verosimilitud? ¿Por las ilustraciones de Alba Marina Rivera, que parecen no tener límites a la hora de acompañar, amplificar, dar el relevo al texto y reforzar su tono humorístico? ¿O quizás debería destacar el final, capaz de resolver de forma eficaz ese “jardín” en el que los autores se metieron –se supone-  sin ningún tipo de coacción?

De lectura obligada en centros escolares de primaria y secundaria, en hogares de personas adolescentes y no tanto y, sobre todo, en sedes de instituciones políticas que quieren hacernos comulgar con ruedas de molino en forma de sobres y cuentas en Suiza.

Ana M.

La vela que no se apagaba y otros misterios sin solución. Texto de Antonio Lozano. Ilustraciones de Alba Marina Rivera. A buen paso, 2013.