0

Enigmas y Cuentos populares españoles

enigmas y cuentos populares.png

Cuentos populares españoles. Edición de J.M. Guelbenzu. Ediciones Siruela.
Enigmas.  Beatriz Martín Vidal. Editorial Thule.

Quizás convenga comenzar aclarando la razón de tanto título y autor en la presente reseña. Se trata de dos libros que han confluido, sin pretenderlo, por pura y afortunada casualidad y que han logrado compenetrarse y enriquecerse ante los alumnos de 2º de la ESO.  Trabajar la oralidad en clase no resulta precisamente sencillo: es algo que suele incomodar, que escarba inseguridades y pone a prueba autoestimas y latidos cardiacos. De ahí, la difícil elección del asunto que dé pie a las exposiciones. Dándole vueltas y más vueltas, opté por trabajar los cuentos populares españoles, de los que reconozco ser una gran entusiasta.

Un día cualquiera decidí ofrecerles uno de miedo, “La asadura del muerto”, que cumplió con creces su cometido. Por compensar, continué con otro humorístico, “Juan Bobo”, que también desplegó su fascinación entre el auditorio. Cerré el muestrario con “Perico el Mago”, ofrecido como el antecedente autóctono de Harry Potter. La curiosidad fue en aumento y, ya sugestionados, aceptaron que cada uno debería contar un cuento ante el público de su clase. Contado, no leído, eso era lo fundamental. La actividad resultó un éxito, teniendo en cuenta la poca práctica en contar cuentos y lo poco familiarizados que están con lo popular y lo políticamente incorrecto. De esta manera, se escucharon cuentos titulados “La casita de azúcar” (“Hansel y Gretel”), “El hombre del saco”, “La niña de los tres maridos”, “El cuarto prohibido” (“Barba Azul”), “Pulgarcito”, “La gaita que hacía bailar a todos”, “Piedra de dolor y cuchillo de amor”….. y un largo etc. Entre nervios, risas, sorpresas e incluso, concentración, se fueron escuchando estas sabrosas historias no exentas de cierta polémica (al inicio les costaba aceptar el mundo propio de los cuentos). Comprobé, sin embargo, cómo lo “auténtico” sigue funcionado.

La actividad ya se daba por zanjada el 30 de noviembre pero justo unos días más tarde, el 3 de diciembre, se presentaban en la Librería El Bosque de la Maga Colibrí dos libros de Beatriz Martín Vidal:  Enigmas y Caperuza. Y así continuó el hilo conductor. Como público y envuelta por los originales de la autora, fui consciente de que todo cobraba aún más sentido. Les iba a llevar a clase un precioso regalo que coronaba sus esfuerzos y rendía un artístico homenaje a los cuentos que ya conocían.
En Enigmas se plantean una serie de preguntas sobre personajes de cuentos clásicos que, sin duda, rompen los esquemas que hemos ido aceptando. Beatriz, que siente verdadera fascinación por estos relatos y que, según explicó, trabajó desde la más absoluta libertad (antes de pensar en publicarlos ya los había realizado con una entrega y dedicación propia de quien lo hace por placer), plantea una serie de interrogantes en una doble página en blanco y negro, que se resolverán (o medio resolverán) en un estallido de color en la doble página que los sigue. Hay preguntas como estas:
Resultado de imagen de enigmas caperucita roja beatriz martinCaperucita Roja…
¿Qué encontró?
¿Qué aprendió en el tiempo que estuvo allí dentro,
en lo profundo del gran, gran, gran lobo feroz?

Beatriz también se pregunta sobre el motivo por el que regresaron Hansel y Gretel a casa, si Blancanieves estaba muerta o dormida, si las hermanas de la Sirenita perdonaron al príncipe, si la Madrastra aprendió a ser malvada o era así desde pequeña, si Pulgarcito sintió algún remordimiento por haber provocado la muerte de las siete hijas del ogro… Lo curioso de todo esto es que funciona a la perfección el hecho de separar el texto, tan breve, de las impactantes imágenes al óleo en los originales. Somos nosotros, los lectores, quienes unimos los dos mundos en nuestra cabeza y logramos que todo fluya. De todas formas, por mucho que se intente describir, lo mejor que se puede hacer es visitar la exposición en persona.
Para concluir, más allá de reconocer la indiscutible capacidad de esta joven ilustradora, voy a presentar algunas de las reacciones que ha provocado en los alumnos y alumnas que han seguido todo el proceso sin cerrar la boca y con las pupilas totalmente dilatadas. Estas son algunas opiniones:

La Bella Durmiente es la ilustración que más me ha gustado porque yo pienso y me pregunto cosas todo el día. Tener cien años para pensar y soñar. Para mí está muy bien ilustrado según la situación. La expresividad de su rostro da qué pensar. Nunca le contó a nadie lo que soñó o pensó, pero nadie le preguntó.
María P. 13 años

He elegido la imagen de Blancanieves porque me impactó que estuviese en un ataúd. Yo creo que está viva pero tenía catalepsia o entonces murió y la historia está mal contada.
Bárbara G. 14 años

Resultado de imagen de enigmas beatriz martin vidalCaperucita negra es mi favorita porque al pensar en una niña que está abandonada en el bosque, sin nada, y consigue vencer al lobo y sobrevivir en un lugar hostil, me da escalofríos. Pregunta: ¿buscó el lobo a caperucita o caperucita al lobo?
Pelayo del V. 13 años



Me impactó la de los cisnes salvajes porque representa la inseguridad que tenía en su interior de ser un príncipe o un cisne. Según el dibujo, el hermano está atrapado entre dos sentimientos: la responsabilidad y la libertad.
Pregunta: ¿cómo se te ocurrió la forma de representar la inseguridad del príncipe en una imagen?
Brahim J. 13 años

Me impactó la de las hermanas de la Sirenita porque no las imaginaba así de terroríficas.
Manuel P. 13 años

Resultado de imagen de beatriz martin vidal enigmasEscogí la Madrastra porque me impacta la cara de la madrastra, no tiene ninguna preocupación. Yo creo que tuvo una situación traumática que la dejó así.
Pregunta: ¿por qué los clavos de los pájaros no tienen sangre?
Cristina T. 13 años

Una experiencia de Olga Orviz con sus alumnos de 2º ESO

 

Advertisements
0

La riqueza de la lectura compartida

Siempre quise pertenecer a este grupo.  Durante los cinco años que se reunió en el centro de formación del profesorado,  esos martes en que había sesión rabiaba detrás del mostrador de la librería por tener que estar en mi Bosque –este bosque que adoro por todo lo que me da- en lugar de rodeada de personas interesantes compartiendo sus lecturas.

Menos mal que mis otras brujas, Beatriz y Olalla, me lo contaban todo con pelos y señales: el éxito o fracaso de los libros propuestos, las intensas experiencias de lectura compartida en las aulas, las anécdotas, las risas.

Menos mal que ahora las tengo aquí y puedo disfrutar de esa red de lecturas tan enmarañada como las ramas de los árboles, que aporta tanta belleza y conocimiento, haciéndome crecer como profesional y como persona.

Una de las cosas que más me interesan de este grupo es la cantidad de conexiones con otras lecturas que surgen de la reseña de un libro.  Cuando nos reunimos, la dinámica es la siguiente: cada una de nosotras comenta su experiencia de lectura compartida –en el aula, en familia, etc. -de los libros que se ha llevado en préstamo la sesión anterior de la biblioteca de TresBrujas que tenemos en la librería. De la lectura más interesante (álbum ilustrado, novela o ensayo)  escribe una reseña, que se lee en voz alta.  A partir de este momento, las demás aportamos detalles de nuestra propia experiencia con el libro, o proponemos otras lecturas en diferentes soportes que estén relacionadas.

He aquí un ejemplo excelente que refleja muy bien la riqueza del proceso:  A partir de la lectura de Natalia C.V. de su reseña de Los pájaros- con banda sonora incluida-, Mirta nos aportó su propia experiencia de lectura, que más tarde reflejó en esta entrada.   Y Emma nos sugirió este magnífico corto: Birds on the wires.

Un mismo libro: varias lecturas, varios soportes (texto, imagen, audiovisual, musical). Un árbol de ramas enmarañadas que pasa a formar parte de nuestro bosque de lecturas.

2

Quiénes somos: de la mudanza al Bosque

Nada permanece.

Por cambios institucionales tuvimos que abandonar el centro de formación de profesorado en el que nos reuníamos, y unas brujas propusieron acogernos en su Bosque.

Las mudanzas no son sólo cambios geográficos, siempre nos transforman.  Mudar de casa es como mudar de piel, y aunque la esencia sigue siendo la misma, en nuestro grupo de Selección de Lecturas hay cosas que han cambiado.

Nuestro grupo de lectoras (¿para cuándo algún lector?) es más diverso: profesionales de la educación de infantil, primaria y secundaria; una librera; dos especialistas en promoción de la lectura; una socióloga/educadora.  Seguimos juntándonos en círculo –ese círculo de la vida tan imprescindible- para leer, reír, conversar, compartir.  Porque encontramos compañeras de viaje con las mismas inquietudes, con otras formas de mirar que nos enriquecen y nos reflejan y nos acompañan. Como una vez escribió AnaN: “Vengo a este grupo porque me hace feliz, porque me revuelve por dentro, me hace sentirme yo misma, me hace conocerme mejor, ser mejor persona, mejor madre y mejor maestra. Espero con impaciencia las tardes de los martes para compartir con mis compañeras  un poquito de mí misma; porque, como muchas veces decimos, hablar de tus lecturas favoritas es darte a conocer como persona”

También contamos las cosas de otra manera: los que nos seguís desde hace tiempo en nuestro otro blog detectaréis, principalmente, un cambio en la manera de contar.  Está en parte propiciado por el té y los dulces con los que acompañamos los comentarios cuando nos reunimos para compartir lecturas.  También por el ambiente  más informal, distendido, alejado de lo oficial y lo académico.   Pero sobre todo por el cambio de narrador: nuestra librera anfitriona será la que vaya hilando lecturas y experiencias como las heroínas de los cuentos tradicionales.

En cualquier caso, hemos creado este bosque de lecturas en el que esperamos que os sintáis como en casa. Y hemos creado nuevos contenidos que ojalá os  resulten tan interesantes y útiles como siempre.