0

PALABRAS DE GALEANO Y EL MONSTRUO DE COLORES

“Magda Lemonnier recorta palabras de los diarios, palabras de todos los tamaños, y las guarda en cajas. En caja roja guarda las palabras furiosas, en caja verde las palabras amantes. En caja azul, las neutrales. En caja amarilla , las tristes. Y en caja transparente guarda las palabras que tienen magia.

A veces, ella abre las cajas y las pone boca abajo sobre la mesa, para que las palabras se mezclen como quieran. Entonces las palabras le cuentan lo que ocurre y le anuncian lo que ocurrirá.”

(Eduardo Galeano: “Ventana sobre la palabra (IV) , en Las palabras andantes. Madrid. Siglo XXI)

Esta cita aparece en una de las actividades del libro “Mi escuela sabe a naranja” de Carmen Díez Navarro, en la que trabajan sobre los sentimientos y las palabras.

9788493987749

El monstruo de colores.

Anna Llenas.

Editorial Flamboyant.

Este curso, al desarrollar el Proyecto de Kandinsky, leímos el cuento “El monstruo de colores” (una vez más es la literatura nuestro recurso de comunicación y motivación preferido) y nos acercamos con los problemas del personaje a lo que el pintor decía: existe una estrecha relación de los colores con los sentimientos y las emociones . Coloreamos un monstruo y según el color del que estuviese pintado decíamos qué emoción representaba.

Después de las dos lecturas, jugamos con las palabras, los colores y las emociones.

Desde hace varios cursos tenemos en clase “cajas de palabras”: la caja de las palabras dulces, cariñosas, melodiosas… De algunas en principio no sabemos su significado, pero suenan bien: la caja del mar, la caja del espacio, la caja de los nombres propios. Sus nombres y los de su familia son las palabras que primero entran y luego los nombres de aquellos personajes que queremos guardar en un lugar especial. También está la caja de las palabrotas, las palabras feas, esas que todos y todas decimos a veces pero que no suenan bien y es mejor tener guardadas con un gran candado. Las decimos bajito, guardamos el cartel de la palabra y cerramos. Ésta caja han decidido que sea de color “caca”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

CAJAS DE PALABRAS

En Chispas y Cascabeles aprendimos que hay palabras muy, muy cortas y otras largas. Para saber la longitud de una palabra tenemos que contar sus letras, pero también podemos medirlas si las escribimos con nuestra imprenta en tiras cuadriculadas con una cuadrícula igual que se repite como unidad de medida. Así, sin contar, comparamos aquellas palabras que “a ojo“ plantean dudas sobre su longitud y es muy fácil saber qué palabra es más larga o más corta y las letras de más que tiene una o las que le faltan para ser igual a otra.

También construimos una máquina de hacer palabras, esta vez sílaba a sílaba. Nos gusta palmear las sílabas y es otra manera de saber si una palabra es larga o corta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

MÁQUINA DE HACER PALABRAS

Con palos de helados , cartones con la sílaba y rollos de papel metidos en una caja alargada( en nuestro caso, caja vacía de papel de aluminio ,forrada ) metemos cada cartel en cada rollo y escribimos palabras de dos , tres, cuatro o más sílabas, tantas como rollos haya en la caja.

Una vez más, los cuentos se unen para formar parte de las actividades del aula. Con ellos conocimos palabras cortas, largas, musicales, familiares, y algunas de ellas las unimos a sentimientos y a colores. Los cuentos tienen palabras. Y nos gusta tanto escucharlas que, en esta ocasión, las palabras y emociones con su color las llevamos colgadas en un “ monstruoso medallón”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

MEDALLÓN MONSTRUOSO

Mirta

Advertisements