0

SERAPHINA

52

Seraphina

Rachel Hartman

Nocturna Ediciones

Seraphina busca lector o lectora bien preparada. Se trata de una novela exigente que necesita de un ojo atento para adentrarse en un universo barroco de descripciones, ambientes, personajes, subtramas y lenguajes. A cambio, se verá recompensado con un argumento que acabará atrapándolo página a página.

Y es que esta novela supone un reto lector, apropiado para aquellos jóvenes que deseen explorar un camino de transición hacia textos más complejos y así madurar literariamente. Detrás de una trama que, a simple vista, nos resulta familiar en la literatura fantástica juvenil, un reino mágico donde conviven a duras penas dragones y humanos, hay una novela que desarrolla con minuciosidad las intricadas relaciones políticas y religiosas, sociales y personales de una sociedad cuya paz se tambalea y por la que desfilan numerosos personajes en los que la autora se ha empleado a fondo para caracterizar, también, con detalle.

Entre ellos destaca, obviamente, su protagonista, Seraphina, una joven de dieciséis años, medio humana, medio dragona, mestizaje que la hace interesante, en la encrucijada de dos razas cada vez más enfrentadas entre sí. Evoluciona a lo largo de la novela al ir descubriendo sus secretos del pasado y desvelando los misterios del futuro a través de la investigación del asesinato del príncipe Rufus, hijo heredero de la reina Lavonda, suceso que la mayoría de los humanos han adoptado como excusa para perseguir a los dragones. Seraphina es además una música de gran talento que acabará convirtiéndose en maestra de la corte, cargo que le deparará ventajas pero también peligros.

Se nota aquí que la autora Rachel Hartman ha aprovechado su carrera musical para explicar y describir con detalles y tecnicismos todo lo relacionado con ese don que atañe a la protagonista. Igualmente se entrevé cómo sus estudios universitarios en Literatura comparada se vierten en el uso del lenguaje y en el manejo de las técnicas narrativas. No es de extrañar: su tesis versó sobre la parodia y la paradoja en el Quijote.

Aquí donde la novela se resiente por una excesiva carga conceptual que interfiere en el ritmo de la narración, sobre todo en los capítulos iniciales, y que ponen un poco a prueba la paciencia de los lectores. Se agradece que se hayan incluido al final del libro dos pequeñas guías para facilitar el seguimiento y el entendimiento de la historia: la guía con el elenco de personajes, muy bien agrupados por clases sociales, familias, lugares…y un pequeño glosario de palabras, algunas que rayan el cultismo (el trabajo de la traductora Marta Torres Llopis debió de ser intenso y riguroso) y otras pertenecientes al dialecto específico del reino o de los dragones, que puede resultar algo cansado de seguir.

La editorial Nocturna ha cuidado bien la presentación del libro, cuya portada es buen reflejo de su alma: un dibujo minucioso, rayita a rayita, donde se contempla un imponente dragón de ecos legendarios sobre los tejados de una ciudad de tintes góticos, en medio del cual aparece en oro el nombre de la protagonista que da título a la obra.

En definitiva: seguro que hay lectores y lectoras valientes que no se dejarán arrugar por esta profusión de técnica y que se adentrarán en un complejo mundo… que les hará pensar también en el nuestro.

Alberto

0

LOBA

2-loba-veronica-murguia

Loba

Verónica Murguía

Editorial SM

Premio Gran Angular 2013

Una princesa, Soledad, criada por los esclavos y ajena a intereses mundanos, se ve obligada por amor al padre que la desprecia a ocupar el papel de hijo varón y lanzarse a lo desconocido, al frío, al hambre, a la guerra, para acabar con el dragón que amenaza al reino. De su situación inicial de absoluta incredulidad con respecto a la magia y a la existencia del terrible monstruo, de ignorancia con respecto a lo que de verdad ocurre en sus posesiones, de sus ideas épicas e infantiles sobre la batalla, pasa a ser una enamorada, elegida por el unicornio, vehículo de la magia que salvará a su reino y defensora de la paz.

Si bien dentro del género fantástico-medieval casi todo está contado, este libro deja claro que no todo está escrito. La escritora se luce con un estilo lírico, muy depurado, un vocabulario de lejos superior al habitual en las novelas juveniles, y emplea con habilidad los tópicos del género para construir personajes típicos que no lo son tanto y evolucionan a través de sus vivencias. Para cada A hay un B al que tenderá, hasta que los dos hallen un punto de encuentro, y nosotros seremos testigos de ese paso: la mujer cálida frente a la fría, el dragón diabólico frente al unicornio angelical, el reino del terror frente al reino de la felicidad, el rey dictatorial frente al dirigente justo y querido, el padre frío y despectivo frente al amoroso y protector. Y podríamos seguir. ¿Inconvenientes? Alguna situación está un poco traída por los pelos y la riqueza de imágenes y escenas puede llegar a resultar demasiado lenta y pesada.

Por mi parte, solo tres señalizaciones para los que ya la hayan leído (cuidado con estas líneas, que contienen spoilers): el dragón se merienda al unicornio de lejos, el asunto de la virginidad no está bien resuelto y el final para el personaje de Cuervo me parece magistral.

Lorena