0

QUERIDA TÍA AGATHA

51pR7l1UmVL._SX364_BO1,204,203,200_

Querida tía Agatha

Beatriz Martín Vidal

Editorial Thule, 2017

“Louise, Emma y Alice tienen que pasar la primavera solas en casa. Aprenderán a asumir responsabilidades, resolver problemas y enfrentarse a situaciones inesperadas.”

Esta es la sinopsis que figura en la contraportada del libro. Es breve y sobre todo no desvela absolutamente nada de lo que luego nos vamos a encontrar.

El álbum, aparentemente, se basa en una carta que nos cuenta una historia. Pero, por otra parte, está la información que nos llega a través de las ilustraciones. Y no es la misma.

Beatriz Martín Vidal, probablemente se esté acercado al punto álgido de su carrera. Era conocida por sus deslumbrantes y elaboradas ilustraciones pero ya en Enigmas dio el salto a la escritura. Aquí continúa esta doble faceta de escritora e ilustradora. El resultado es prodigioso. Para aquellos que aún no conozcan a esta artista, solo les puedo sugerir que abran uno de sus libros. Y lo mejor es que ha afianzado un estilo propio. Resulta imposible confundirla con cualquier otro ilustrador.

Al igual que sucede con los grandes, Beatriz consigue que el texto y las imágenes se complementen e, incluso, que  se contradigan. No hay nada más sugerente y divertido que comprobar cómo lo que se nos cuenta no es exactamente lo mismo que estábamos imaginando. Basta con fijarnos en las láminas para entrar en otra dimensión. Aquí, las ilustraciones le dan la vuelta al texto escrito.

Siendo consciente de semejantes posibilidades, decidí llevarlo al aula, concretamente para los cursos de 1º C y 2ºA de la ESO.

Comencé mostrando con calma la portada y la contraportada, sugestionando a través de los dibujos hipnóticos de Beatriz. Y cuando el clima ya era el adecuado, continué leyendo el texto de cada página, sin mostrarles nada más para, a continuación, abrir el libro de golpe y ofrecer en todo su esplendor esa otra historia contada en imágenes. Así cada dos páginas. El álbum acabó entusiasmando y fascinando. Prueba de ello son las siguientes opiniones, cuajadas de  frescura, emitidas justo después de compartir ese momento con todos. Algunas de ellas van dirigidas directamente a la autora:

“De verdad que me gustó mucho cuando Alice estornudó y salieron todas las flores disparadas. El dibujo está muy bien y explica bien lo que tú nos quieres expresar en las hojas”. Carla N.

“El hecho que más me impactó fue el que Alice pudiera flotar. La imagen que más me gustó fue en la que aparecen las tres hermanas y la cola de la ballena en el estanque. La imagen que más “miedo” me dio fue la segunda, en la que aparecen las tres.” Lucía T.

“Me gusta mucho cómo el texto nos dice una cosa y, si te paras a observar las ilustraciones, puedes sustraer información totalmente contradictoria y distinta.” Ana V.

“La lámina que más me impactó fue en la cual se observa una especie de ballena en el estanque. Porque prácticamente no entra”. Rafa B.

“Lo que más me impacta es que Alice flote”. Marco

“Me parece interesante cómo se refleja el texto en las ilustraciones, ya que puedes sacar diferentes conclusiones. ¿Tú te ves reflejada en tus dibujos?” Salma P.

“ La imagen que más me impactó fue el cambio de peinado de Alice”. Yanira F.

“La parte que más me impactó fue el atasco en el estanque”. Naiara C.

“Lo que más me impacta es la calidad de la ilustración y la normalidad de cómo trata los sucesos surrealistas en la carta”. Pedro V.

“Lo que más me impactó fueron las ilustraciones del libro, ya que había un gran cambio de la lectura a la ilustración. Iyán Acebal.

“Me gustan mucho los dibujos y la historia es misteriosa y chocante, da ganas de no dejar de leer. Es un libro bonito y los dibujos son fantásticos. ¿Cómo se te ocurrió la historia?” Helen Karolain R.

“La lámina que más me impresionó fue la de la ballena en el estanque. Porque no me lo esperaba para nada. “ Carla R.

“la lámina que más me gustó fue cuando Emma estaba concentrada en los estudios, y flota en la biblioteca”. Marina N.

“Lo que más me ha gustado del libro es la parte en la que encuentran una ballena en el estanque y cuando Alice empieza a flotar”. Naiara G.

“Me ha impresionado todo. ¡Me ha encantado! Lo único, ¿cómo se te ocurrió todo esto? Es que te da la vuelta a todo. No me lo imaginaba así. ¡Enhorabuena por este libro, bueno, peazo de libro!” Llara M.

 

Olga Orviz

Advertisements
0

PAX

Pax

Pax

Sara Pennypacker y Jon Klassen (ilustrador)

Nube de Tinta 2016

Pax es el nombre de un zorro rojo que fue descubierto cuando era un cachorro de días al borde del desfallecimiento. Lo descubrió Peter, un niño huérfano de madre, que inmediatamente se volcó con él. Entre ambos se forjó una amistad inquebrantable. Donde estaba Pax estaba Peter y donde estaba Peter estaba Pax. Ambos se compensaron esas pérdidas afectivas, esas ausencias y quizás por eso, se querían aún más. Un día, su padre comunica a Peter que debe partir a la guerra y el niño deberá irse a vivir con su abuelo, lo que implica deshacerse del zorro. Llega el momento y, pese al dolor, Peter abandona a Pax en el bosque, engañándolo al tirarle un muñeco y haciendo que lo vaya a buscar. Cuando Pax regresa con el soldadito en la boca, su amigo ya no está y él ni se imagina lo que en realidad ha sucedido. Solo siente que tiene que esperarlo, esperar a que vuelva a buscarlo.

Por su parte el niño, como no puede ser de otra forma, lleva muy mal la nueva situación y solo piensa en volver a por Pax. A partir de aquí empieza realmente el relato. Cada uno inicia una vida en la que crecerán y vivirán de forma independiente. El relato transcurre con acierto en cuanto al ritmo y la alternancia de estas dos vidas que se desarrollan de forma paralela pero sin cruzarse. El desenlace, para algunos me consta que un tanto decepcionante, sirve para subrayar lo que se nos ha mostrado al inicio: el hombre traiciona, el animal, no. De ahí, las posibles consecuencias. Particularmente hay algo del final que tampoco me ha encajado, pero tiene más que ver con la biología y los sentidos, en concreto con el olfato, que con la trama.

La novela se subtitula Una historia de paz y amistad; sin embargo la guerra se muestra más bien como una proyección del poder devastador de la especie humana. No hace falta una guerra en sí misma: a día de hoy vemos que se desforestan miles de hectáreas de bosque, se emplean productos químicos, pesticidas, se esquilman masivamente los recursos naturales…. No hace falta ninguna guerra para que se nos considere una especie dañina y peligrosa.

Según lo que he interpretado, la parte más relevante de la novela es la de la amistad y la del descubrimiento de uno mismo, del crecimiento, del instinto. Si vamos más allá, incluso alcanzaremos a vislumbrar que por mucho que queramos y cuidemos a un animal considerado “salvaje”, le estaremos privando de lo que solo la naturaleza le puede ofrecer….

Lo que más me llamó la atención en mi lectura fue el enfoque que la autora adopta para tratar el personaje del zorro rojo. Salvo en pasajes determinados e inevitables, si se pretende el adecuado seguimiento de la trama, el zorro se muestra como el animal que es: sus sensaciones, movimientos, reacciones, miedos, placeres, son totalmente creíbles. Al final del libro, la autora explica que estuvo asesorada por un biólogo experto en zorros rojos. Sin duda, al margen del propio talento de Sara, ha sido todo un acierto contar con tal ayuda, ya que logra que Pax sea un zorro real y no un zorro plenamente humanizado.

Por todo ello recomiendo la novela, en primer lugar para aquellos que hayan vivido una historia de verdadero cariño con un animal. Seguro que les llenará de sensaciones conocidas. De forma extensiva la encuentro adecuada para aquellas personas interesadas en los personajes que evolucionan, crecen y resultan verosímiles. Una obra que invita a la reflexión y que deja un poso suave que se va esponjando con el paso de los días.

Olga Orviz