0

LA ESTRELLA DE LOS SIMIOS

978841681738

La estrella de los simios

Frida Nilsson

Barcelona: Thule Ediciones, 2018

Gorila se fija en Jonna el día que acude al orfanato para adoptar a una criatura de las que allí viven. Y, sin dudarlo, firma los papeles que Gerb le presenta para poder llevarse a la niña con ella. Pero, ¿qué piensa Jonna al respecto?

La vida de la niña cambia de manera radical. Del orfanato a una chatarrería; de las estrictas normas bajo el mando de Gerb a la ausencia de ellas junto a Gorila: ni higiene ni horarios.

Jonna acaba cogiéndole gusto a su nueva situación, aunque, en realidad, a lo que se está acostumbrando es al cariño de Gorila y a su compañía.

Frida Nilsson (Suecia, 1979), nos presenta en La estrella de los simios, una madre fuera de lo común en el personaje de Gorila, cuyos toques de rebeldía ante los convencionalismos recuerdan a la Pippi Calzaslargas de Astrid Lindgren (Suecia, 1907-2002).

Tanto las escenas de humor como los momentos dramáticos sirven para pensar en los distintos tipos de familias que se pueden formar, en las relaciones entre madres e hijas, en los prejuicios y presiones sociales, en lo mucho que sufren aquellos que son rechazados por ser diferentes, en las rebeldías, pero sobre todo, en el triunfo del amor desinteresado de una madre hacia una hija, y en definitiva, de un ser hacia otro.

M.D.P.L.

 

0

VERNE Y LA VIDA SECRETA DE LAS MUJERES PLANTA y ESCARLATINA, LA COCINERA CADÁVER

Ledicia Costas

Editorial Anaya

Existen mujeres planta y éstas que nos van a presentar viven en Vigo. Son seres originales, con un alma separada que tiene forma relativamente antropomórfica de tamaño diminuto, y al morir se transforman en árboles. Existen además guardianes de esas mujeres planta, que conocen el secreto y se encargan de velar por su seguridad. Y un mapa y un bosque escondido a donde deben ir cuando la transformación se acerque. En principio, es exactamente el tipo de novela que me gustaría. Además es muy lírica en sus descripciones, muy vívida a la vez, con una acción bastante rápida y personajes interesantes.

Pero tiene ciertos defectos que deberían pulirse. Es un libro que encajaría bien en los primeros cursos de Secundaria, y no es extenso ni extremadamente enrevesado, pero la consecuencia de esta brevedad es que van surgiendo explicaciones de forma intempestiva, algo improcedentes. Y lo de Verne no sé cómo tomármelo. Ni lo del Nautilus: no sé a cuento de qué tiene que pasar por Vigo el escritor buscando a las mujeres planta. En fin, hay una narración entretenida, con recursos muy lucidos y algunos defectos que es probable que no lo sean para determinados lectores.

Escribí el párrafo anterior hace unos meses, pero no me había quedado a gusto: una escritora muy premiada, bien editada… No me apetecía ser yo la que pusiera la pullita, como si no fuera capaz de apreciar lo cercano. Leí entonces Escarlatina, la cocinera cadáver, y debo decir que mucho mejor. Ya no tiene como destinatario natural a los alumnos de Secundaria, sino claramente a los últimos cursos de Primaria, y ofrece una historia entretenida, con aventuras de guion esperable e infalible y con un protagonista que no deja de recordar ligeramente a Manolito Gafotas: no es un superhéroe y lo sabe, entiende lo que pasa en su casa hasta cierto punto y es muy sincero en sus apreciaciones. Le distingue, eso sí, su aspiración: quiere ser cocinero. Es así como Escarlatina llega a su vida: es una niña muerta a la que tiene que reconstruir y que puede enseñarle sus recetas, pues murió hace mucho tiempo, cuando era cocinera en una casa rica. Conocemos gracias a ella el mundo de los muertos, muy animado, con un aire innegable a tradición mejicana, donde los muertos pueden hacer cosas que hubieran deseado en vida,… aunque como toda sociedad, con sus propios problemas. Para poder ayudar a Escarlatina, los dos niños tienen que preparar un plato que guste por igual a vivos y muertos; y ahí está lo difícil, porque los muertos comen verdaderas guarrerías (ojos podridos, patas de bichos,…dejad volar vuestra imaginación). Me quedo con la duda de por qué el protagonista acepta tan rápidamente una tarea tan difícil, pero es una historia original y bien escrita, que a los chavales les va a encantar.

Lorena

0

QUERIDA TÍA AGATHA

51pR7l1UmVL._SX364_BO1,204,203,200_

Querida tía Agatha

Beatriz Martín Vidal

Editorial Thule, 2017

“Louise, Emma y Alice tienen que pasar la primavera solas en casa. Aprenderán a asumir responsabilidades, resolver problemas y enfrentarse a situaciones inesperadas.”

Esta es la sinopsis que figura en la contraportada del libro. Es breve y sobre todo no desvela absolutamente nada de lo que luego nos vamos a encontrar.

El álbum, aparentemente, se basa en una carta que nos cuenta una historia. Pero, por otra parte, está la información que nos llega a través de las ilustraciones. Y no es la misma.

Beatriz Martín Vidal, probablemente se esté acercado al punto álgido de su carrera. Era conocida por sus deslumbrantes y elaboradas ilustraciones pero ya en Enigmas dio el salto a la escritura. Aquí continúa esta doble faceta de escritora e ilustradora. El resultado es prodigioso. Para aquellos que aún no conozcan a esta artista, solo les puedo sugerir que abran uno de sus libros. Y lo mejor es que ha afianzado un estilo propio. Resulta imposible confundirla con cualquier otro ilustrador.

Al igual que sucede con los grandes, Beatriz consigue que el texto y las imágenes se complementen e, incluso, que  se contradigan. No hay nada más sugerente y divertido que comprobar cómo lo que se nos cuenta no es exactamente lo mismo que estábamos imaginando. Basta con fijarnos en las láminas para entrar en otra dimensión. Aquí, las ilustraciones le dan la vuelta al texto escrito.

Siendo consciente de semejantes posibilidades, decidí llevarlo al aula, concretamente para los cursos de 1º C y 2ºA de la ESO.

Comencé mostrando con calma la portada y la contraportada, sugestionando a través de los dibujos hipnóticos de Beatriz. Y cuando el clima ya era el adecuado, continué leyendo el texto de cada página, sin mostrarles nada más para, a continuación, abrir el libro de golpe y ofrecer en todo su esplendor esa otra historia contada en imágenes. Así cada dos páginas. El álbum acabó entusiasmando y fascinando. Prueba de ello son las siguientes opiniones, cuajadas de  frescura, emitidas justo después de compartir ese momento con todos. Algunas de ellas van dirigidas directamente a la autora:

“De verdad que me gustó mucho cuando Alice estornudó y salieron todas las flores disparadas. El dibujo está muy bien y explica bien lo que tú nos quieres expresar en las hojas”. Carla N.

“El hecho que más me impactó fue el que Alice pudiera flotar. La imagen que más me gustó fue en la que aparecen las tres hermanas y la cola de la ballena en el estanque. La imagen que más “miedo” me dio fue la segunda, en la que aparecen las tres.” Lucía T.

“Me gusta mucho cómo el texto nos dice una cosa y, si te paras a observar las ilustraciones, puedes sustraer información totalmente contradictoria y distinta.” Ana V.

“La lámina que más me impactó fue en la cual se observa una especie de ballena en el estanque. Porque prácticamente no entra”. Rafa B.

“Lo que más me impacta es que Alice flote”. Marco

“Me parece interesante cómo se refleja el texto en las ilustraciones, ya que puedes sacar diferentes conclusiones. ¿Tú te ves reflejada en tus dibujos?” Salma P.

“ La imagen que más me impactó fue el cambio de peinado de Alice”. Yanira F.

“La parte que más me impactó fue el atasco en el estanque”. Naiara C.

“Lo que más me impacta es la calidad de la ilustración y la normalidad de cómo trata los sucesos surrealistas en la carta”. Pedro V.

“Lo que más me impactó fueron las ilustraciones del libro, ya que había un gran cambio de la lectura a la ilustración. Iyán Acebal.

“Me gustan mucho los dibujos y la historia es misteriosa y chocante, da ganas de no dejar de leer. Es un libro bonito y los dibujos son fantásticos. ¿Cómo se te ocurrió la historia?” Helen Karolain R.

“La lámina que más me impresionó fue la de la ballena en el estanque. Porque no me lo esperaba para nada. “ Carla R.

“la lámina que más me gustó fue cuando Emma estaba concentrada en los estudios, y flota en la biblioteca”. Marina N.

“Lo que más me ha gustado del libro es la parte en la que encuentran una ballena en el estanque y cuando Alice empieza a flotar”. Naiara G.

“Me ha impresionado todo. ¡Me ha encantado! Lo único, ¿cómo se te ocurrió todo esto? Es que te da la vuelta a todo. No me lo imaginaba así. ¡Enhorabuena por este libro, bueno, peazo de libro!” Llara M.

 

Olga Orviz

0

OJALÁ PUDIERA FORMULAR UN DESEO

9788415208488

OJALÁ PUDIERA FORMULAR UN DESEO

JIMMY LIAO

Editorial:  BARBARA FIORE EDITORA

Número de páginas:  120

Este libro se nos presenta dentro de un estuche como suele hacerse con los objetos valiosos. A través de esa envoltura, en la que el título aparece semiescondido, el artista nos invita a sumergirnos en algo tan humano como son los deseos. El niño que aparece en la portada será el hilo conductor junto a su “tetelámpara” y su gato. Sin duda un gran homenaje a Aladino en las páginas iniciales, pero sin llegar a ser el verdadero asunto.

En una equilibrada mezcla entre el color y el blanco y negro, las ilustraciones realzan y enriquecen el texto, que nos ofrece los deseos de un desfile variopinto de niños y niñas. Las páginas no te dan tregua: el dibujo te asombra y lo que lees te conmueve. Los que somos seguidores de Jimmy Liao, celebramos esta exquisitez que afianza, más si cabe, a uno de los “grandes”. Uno de los descubrimientos más agradables que se puede tener es comprobar que ni los deseos de los niños son especialmente infantiles, dando lugar a profundas reflexiones, ni los destinatarios tienen por qué ser solo ellos. Cualquier adulto que abra el libro percibirá el gran poder de evocación que despliega y la sorprendente capacidad que tiene de conectar la vida adulta con la niñez perdida pero no del todo olvidada. Hay deseos de todo tipo y condición: poéticos, tristes, ingenuos, simpáticos, creativos, inusuales…

Deslumbrada por las enormes posibilidades que brinda este trabajo, decidí llevarlo al aula con alumnos de 1º de ESO. Al ser grupos pequeños, presenté el libro desde la cercanía del espacio físico y antes de sacar el libro del estuche les llevé la atención sobre ese detalle: el de presentarlo como si fuese una joya. Una vez mostrado el libro, pudieron comprobar que, en esta portada, ya se emplean unas brillantes letras plateadas que no solo se dejan leer con claridad sino que sirven de reclamo.

Y a medida que pasábamos las páginas, sin prisa, con deleite, nos impregnábamos de la delicadeza oriental en cuanto a las imágenes y los textos. Reflexionamos entonces sobre los deseos que podríamos compartir con los niños y niñas del libro sin que las diferentes nacionalidades influyesen y los que considerábamos culturalmente diferentes. A veces , tras un deseo se hacía el silencio (todo un logro de Liao) y se producía una sincera empatía; sobre todo, respecto a los deseos que no se pueden cumplir o que surgen del dolor.

Como pequeño taller de escritura, les propuse formular un deseo que no se pudiese comprar (por eso de evitar los coches, casas, móviles, etc.) y estas son algunas muestras:

Me gustaría tener a alguien a mi lado. Y un perro.

Desearía que mi abuela no hubiese fallecido.

Deseo tener un-a hermano-a y una novia.

Ojalá pudiera parar el tiempo para arreglar los errores hechos.

Yo pediría poder dar un refugio a todos los gatos.

Deseo que mi hermano me quiera más.

Ver a mi abuelo paterno este invierno.

Tener poderes sobrenaturales.

Vivir en paz.

Deseo tener un pensamiento.

A mí me gustaría volver a vivir las grandes aventuras que disfrutaba de pequeño.

Me gustaría ver a una persona que quiero mucho y está muy lejos, quisiera estar con él para siempre.

Que mi familia siempre tenga salud.

Lo mejor de todo es comprobar las inagotables posibilidades que ofrece y que, dependiendo de quien lo muestre y del alumnado, brotará un incesante caudal de actividades.

Olga Orviz

0

LA CAJA DE LAS PALABRAS

9788494230578

La caja de las palabras

Mar Benegas y Eva Vázquez

Lóguez.

Si algo me molestaba un montón cuando era pequeña, era preguntar una palabra y que me contestaran: “Esa palabra no la vas a entender aún. Eres muy pequeña. Cuando seas un poquito mayor la entenderás”. Como tantas otras cosas, me prometí a mí misma no hacer lo mismo cuando ya, por fin, fuera mayor. Y aunque no todas esas cosas las he conseguido superar, creo que ésta ha sido un logro. Vivo rodeada de niños y adolescentes y cuando me preguntan una palabra NUNCA les digo que aún no es el momento. Como puedo, se la explico. O lo que es mejor, intento que ellos lleguen a un posible significado, el que sea. A Ari, la protagonista de nuestro libro, su madre le dice que algunas palabras aún le quedan grandes. Y entonces Ari decide escribir todas esas palabras “grandes” en papel y guardarlas en una caja para cuando llegue el ansiado momento de entenderlas. Su preferida es “metáfora”, pero hay muchas más. Algunas van saliendo de la caja; otras, van entrando…. Nada más echarle un vistazo a este libro de Mar Benegas y Eva Vázquez, se me ocurrieron un montón de ideas para trabajar con él. Las palabras son mi vida, y en concreto este tema de las palabras que quedan grandes, me tocaba muy de cerca. Así que se lo presenté a mis alumnos. Ellos viven entre palabras y, cuando hacemos hora de lectura, me acribillan a la caza del significado. Son entusiastas y les gusta aprender. Les propuse hacer nuestra propia caja de las palabras, física, tangible. Y el siguiente paso consistió en rellenarla. No solo de palabras raras, sino de palabras bonitas (por su significado, por lo que nos evocan, por cómo suenan…) y de palabras feas; de las palabras favoritas de sus profes (algunos nos miraron con cara de extrañeza cuando los asaltamos en busca de SU palabra ) y de las palabras preferidas de sus familias… A algunas les añadimos el significado del diccionario porque nos parecían complicadas; a otras les añadimos posibles definiciones que nos parecían más divertidas o sugerentes; a otras, un dibujo… Y en ello andamos: buscando palabras. Nuestra caja está llenándose poquito a poco. Y así, tenemos ELOCUENCIA (el arte de hablar de modo eficaz), SERENDIPIA ( descubrimiento o hallazgo inesperado producido al buscar otra cosa), INEFABLE (que no se puede explicar con palabras), AURORA (luz sonrosada), ESTULTO (necio, tonto, bobo), ALHELÍ (flor alelada), ARRUMACO (declaración de cariño), RUPESTRE (ropa del oeste), ANONADADO (te quedas cuadrado), NUNCA (palabra prohibida), EXTRAORDINARIO (más a diario), FLATULENTO (que corra el viento), SUPERCALIFRAGILISTICOESPIALIDOSO (palabra divertida),… De momento, seguiremos llenando nuestra caja y jugaremos con las palabras todo lo que ellas nos dejen. Andaremos a la caza de la serendipia, como la que yo he tenido la suerte de hallar al ver el resultado de su caja de las palabras. Y seguiré dando uso de “inefable”, cada vez que no pueda explicar lo que siento cuando me encuentro con estas ganas de aprender y de llenarse de palabras. Flor DSC_0593

0

ZORRO

ekare-margaret-wild-ron-brooks-zorro

ZORRO

Margaret Wild

         Y

Ron Brooks

Ediciones Ekaré,2014

 

 

Una buena historia tiene que golpear a la puerta de nuestra conciencia y despertar sentimientos, emociones y opiniones. Este bello y estremecedor álbum lo hace.

 

“-¡Toc, toc!

 

-Quién es?

 

-Soy Zorro

 

-¿Qué querías?

 

-¿ Tú crees que Perro y Urraca me perdonarán y serán mis amigos?

 

– Seguro que sí, para que el cuento acabe bien… pero yo no lo haría.” (Olaya-6 años-1º de Primaria)

 

Zorro es un álbum brillante y oscuro al mismo tiempo, tanto en sus ilustraciones y colores como en los sentimientos que provoca cada uno de los momentos vitales y visuales de la historia.

 

Perro y Urraca son dos, pero a la vez un todo: se complementan, la lealtad les une, porque Urraca sabe que Perro la quiere y desea que casi consiga su sueño interrumpido por la fatalidad: volar.

-“¡VUELA, Perro, VUELA! Yo seré tu ojo perdido y tú serás mis alas.”

Zorro entra en escena, con un espléndido pelaje rojo… y unos ojos brillantes e inquietantes que, encuadrados que en un primerísimo plano, nos observan mientras el texto narra que no dejan de mirar a Urraca.

Urraca recela.

Perro intuye su soledad y le acoge.

Urraca está alerta, pero la seducción que le produce la repetida propuesta de Zorro es más fuerte que su voluntad, firme hasta entonces, de no traicionar a Perro.

Brillan los colores de este álbum desde este momento hasta llegar a un abrasador desierto y un negro, muy negro pensamiento, con un destello final de superación.

La historia no tiene un cierre, no lo puede tener: Zorro tiene que golpear a la puerta de conciencias de cualquier edad y debemos estar muy atentos al final que le queramos dar.

 

Por si fuera poco todo lo que puede remover la lectura de esta historia de amistad y soledad, las guardas nos reciben con un bosque en llamas, imagen desoladora, y terminan con un renovado y verde bosque que podemos interpretar como un mensaje de esperanza.

 

Mirta

0

TE QUIERO UN MONTÓN

Te quiero un montón
Juan Carlos Chandro. Mª Luisa Torcida
Ed.Bruño. 2013

Te quiero un montón es un álbum ilustrado tierno, tanto en las ilustraciones como en el texto. A partir de una situación común, un padre ausente y una madre que tiene que trabajar y acuesta a su hijo temprano, se desarrolla una historia de amor absolutamente deliciosa con la que cualquier adulto y niño puede fácilmente sentirse identificado.
En un tono cómico la mamá va diciéndole a su pequeño Garbancito que lo quiere, recordándole que a pesar de sus ocupaciones siempre está ahí. El texto permite además dramatizarlo con los niños siendo perfecto para realizar una lectura compartida y cómplice que resulta muy divertida.
Y si el texto es un acierto, las ilustraciones no lo son menos. Mª Luisa Torcida dibuja a una mamá, enorme, que invita a refugiarse en sus brazos y que asegura tranquilidad y amor. Las expresiones de los personajes, los colores tenues, las formas redondeadas y suaves de los dibujos destilan delicadeza y acompañan al texto armónicamente complementándolo de una forma perfecta.
En un principio, Bruño sacó una edición en tapa blanda y de formato pequeño en la colección Chiquicuentos a un precio muy bajo, que se completaba con un cuadernillo de actividades para posteriormente sacarlo en tapa dura y formato grande lo que resalta sus magníficas ilustraciones.
Juan Carlos Chandro es un escritor infantil que ha publicado más de 20 libros entre los que se encuentran: Los besos mágicos, Runrun Cataplúm, El abuelo está enamorado…(y yo también) y Una niñera de cuidado.
Mª Luisa Torcida es una ilustradora asturiana, profesora titular en la Escuela de Arte de Oviedo. Lleva más de 30 años llenando de color y líneas los cuentos de los más pequeños y ha ilustrado más de 50 libros. Recientemente ha realizado una exposición con un centenar de obras que resumen su vida artística. Como ella dice y comunica en sus ilustraciones: los niños deben poder leer a través de sus imágenes, cuya función es divertir y trasmitir vida.
Ana N.