0

AKIM CORRE

IMG_20200126_224431

AKIM CORRE

TEXTO E ILUSTRACIONES: CLAUDE K. DUBOIS

LÓGUEZ EDICIONES 2015

La ilustradora belga Claude K. Dubois en apenas 96 páginas hace un recorrido preciso por lo que supone hoy en día el drama de cientos de miles de personas. Akim es un pequeño que a causa de la guerra es separado de su familia y de su entorno y emprende una huida involuntaria.

La guerra de Akim no tiene nombre. Puede ser Siria, Camboya, Ruanda, Vietnam, Bosnia o Irak. Todas valen para provocar el mismo dolor.

Akim se llama Akim, pero podría llamarse Ly Yuan, Mohamed, Fátima o Zoltan. Su pueblo puede ser cualquiera: uno pequeño, tranquilo y apacible, que deja de serlo cuando el odio gana. Y el campo de refugiados podemos encontrarlo hoy en Zaatari, Jordania, o en Argelès-sur-Mer en 1939, que fue destino de tantos españoles.

La autora no siente necesidad de poner nombre al horror. Le basta con un texto escueto, directo y sencillo y unas ilustraciones sin apenas color, pero poderosísimas en su tristeza, bellas y claras a la hora de narrar la historia.

Así nos recuerda que ésta puede ser la vida de cualquiera, que víctimas y culpables podemos ser todos.

Señalar también, que me llama mucho la atención, la importancia que en las imágenes adquieren las manos, a veces más protagonistas que los rostros. Aparecen manos que se atan desesperadas a lo que ha sido la infancia, manos que se separan de lo que más quieren, manos que amenazan con fusiles y otras, desconocidas y generosas, que se abren y se estiran para recoger a los que caen.

Este es un libro que he trabajado con alumnos de 3º ESO en momentos diferentes y siempre funciona. Y aunque como he dicho, lo utilizo en 3º, creo que es válido para cualquier edad.

Los comentarios en el aula que siguen a la última página son variados: “profe, no hacen falta palabras, con las imágenes basta”, “¿y qué les pasa a él y a su madre al final?”, “me apetece abrazarlo, se parece a mi hermano”…

Y es que a mí también me apetece abrazarlo.

Si un libro consigue que nuestros alumnos y nosotros mismos queramos proteger a los niños de todas las guerras es que sirve. Y sirve sobre todo hoy, que se levanta tanto discurso de odio hacia el distinto, hacia el otro, hacia el que viene de cruzar mares oscuros, hacia el que tiene que escapar para salvar la vida.

Este libro sirve porque con él nuestros alumnos se ponen del lado de Akim, que es ponerse del lado de los buenos, aunque pierdan. Y comprenden que ayudarle para que cese en su carrera, descanse y se sienta seguro, a lo mejor es una forma de evitar que un día tengamos que correr todos.

0

RETABLO

 

retabloRetablo

Marta Sanz

Fernando Vicente

Páginas de Espuma, 2019

Número de páginas: 96

Retablo  es un libro de dos cuentos. Por un lado, nos sabe a poco; por otro, es perfecto como lectura para trabajar en clase. Dos cuentos, por mucha animadversión que los adolescentes muestren hacia la lectura, son asumibles, y más si hay desapariciones, y más si hay crímenes, y más si hay ilustraciones. Y aún más, si hay humor: humor negro del que impacta y fascina.

El primer cuento se titula “Extraños en un tren (versión amarilla)”. Es un homenaje a la singular Patricia Highsmith, considerada maestra en narrar y describir la banalidad del crimen a través de personajes tímidos y anodinos. Esto es exactamente lo que sucede en este relato. Con mucho humor se nos ofrece un elenco de agobios que traen de cabeza a las protagonistas. Lo mejor será asistir a la resolución de ese malestar que dificulta su día a día. Resulta muy inquietante comprobar cómo las apariencias engañan, engañan a cualquiera: a los vecinos, a la familia, a la policía…. Para unos lectores acostumbrados a vivir bajo la presión de la adolescencia, leer este cuento ofrece la posibilidad de ampliar el punto de vista y de reflexionar  acerca de lo que se  da por supuesto y lo que en realidad es. Invita a abrir los ojos y a fantasear con que quizá tus vecinos no son lo que siempre has pensado que eran. Invita, en suma, a la creación literaria. Tiene intercaladas nueve ilustraciones que dinamizan una lectura ya de por sí cautivadora.

El segundo cuento se titula “Jaboncillos Dos de mayo”. El recorrido por diversos establecimientos de un barrio céntrico de Madrid, en el que se muestra un contraste entre las tiendas de toda la vida y las más modernas, sirve de excusa para observar el tremendo impacto que presentan la mayoría de las grandes ciudades europeas, fruto de la globalización, de la especulación atroz… Se presta, por tanto, a un posible debate en el que se trate una problemática actual, compleja, para la que el alumnado puede intentar aportar posibles soluciones. Por otra parte, los personajes muestran sin tapujos su concepción de la vida de acuerdo con su propio negocio. Así, por ejemplo, los de toda la vida miran con escepticismo e ironía a los hipsters y sus tiendas, incluyendo a sus  animales de compañía. En definitiva, constituye un retrato caricaturizado de una parte de la sociedad de ahora y, por tanto, reconocible  para el lector. Tiene intercaladas once ilustraciones que ahondan en la trama.

Esta lectura será trabajada en los niveles de 3º y 4º de ESO, así como 1º de Bachillerato en espera de un encuentro con la autora que tendrá lugar en marzo de 2020. Pero eso será otra historia.

Olga Orviz

0

YO VOY CONMIGO

Yo voy conmigo

Yo voy conmigo

Raquel Díaz Reguera

Colección Trampantojo – Editorial Thule

Como todos los miércoles a primera hora, en el Centro de Atención a la Integración de AFESA, me siento y abro un libro.

Llevamos pocas sesiones, pero la audiencia ya está acostumbrada a ese primer momento. Son aproximadamente una docena. Todos están ahí por tener algo en común: un problema de salud mental. Alguien pregunta por dónde voy a salir hoy: si traigo un montón para que escojan, si vamos a leer un libro sin texto, si voy a volver a la carga con algo oscuro que “revuelva” cosas.

Pero hoy trabajamos con un álbum de Raquel Díaz Reguera que nos ha dibujado una protagonista que nos impacta nada más verla. La ilustración está llena de detalles, es viva y desenfadada. Esa niña no nos deja saber su nombre, tenemos que ponerle uno:¿Sonia? ¿Evarista? ¿Golondrina? ¿Sindulfa?

Lo que sí sabemos es que le gusta Martín. Y solo eso ya nos hace sonreír. Ella quiere que Martín la mire, y lo busca. Y así deja que los demás le aconsejen que vaya cambiando cosas.

En cada imagen buscamos diferencias y vamos esperando que Martín, por fin, nos mire.

Es difícil no pararnos a reflexionar sobre los pájaros que tiene en la cabeza. En esta habitación se juntan muchos pájaros, de muchos tamaños y colores (“Y alguno, nena, despeluchao”). Nos paramos a verlos volar y valoramos qué pasa cuando vamos quedándonos sin ellos.

Tenemos la suerte de que justo hoy, Carlos, que es tan puntual, llega tarde. Así que, solo para que no se pierda nada, leemos el libro de nuevo. Volvemos a viajar por la historia de esa niña que, además de amor por Martín, tiene alas.

¿Tenemos alas nosotros? ¿Las alas son libertad, son nuestra frescura, son nuestra alma? ¿Podemos volar sin alas, con alas rotas? ¿Todas las alas tienen plumas?

No sabemos cómo se llama, pero la pequeña protagonista nos da una lección. Nos habla de los cambios, de sus consecuencias. Nos hace preguntarnos hasta qué punto deberíamos cambiar por los demás.

Surge la referencia de un cuento de Jorge Bucay, “Solo por amor” (del libro Cuentos para pensar, 2012), que también leemos. Las dos historias se parecen en algo y también se diferencian en mucho, y perdemos un ratito en hablar de esas diferencias.

Y al final, todos juntos, valoramos todo aquello que tenemos y no podemos cambiar.

De la misma manera que no sabemos de qué color tenemos los ojos sin mirarnos en un espejo, acudimos a la mirada de los demás para que nos ayuden a buscar esas cosas que no debemos perder, nuestros ingredientes secretos: la alegría de uno, los silencios de otro, el estilo de una, la sonrisa de otra, la experiencia del más veterano, y el “TODO” rotundo del más seguro. Hay cosas que sabemos que no deben tocarse, por mucho que nos guste Martín.

Y sí, nos vamos reconfortados, con una sonrisa. Porque es muy importante que, de la mano de un buen libro, alguien nos recuerde que debemos pararnos  y decirnos  a nosotros mismos, de vez en cuando:  “Yo voy conmigo”.

Eva

 

0

LA ESTRELLA DE LOS SIMIOS

978841681738

La estrella de los simios

Frida Nilsson

Barcelona: Thule Ediciones, 2018

Gorila se fija en Jonna el día que acude al orfanato para adoptar a una criatura de las que allí viven. Y, sin dudarlo, firma los papeles que Gerb le presenta para poder llevarse a la niña con ella. Pero, ¿qué piensa Jonna al respecto?

La vida de la niña cambia de manera radical. Del orfanato a una chatarrería; de las estrictas normas bajo el mando de Gerb a la ausencia de ellas junto a Gorila: ni higiene ni horarios.

Jonna acaba cogiéndole gusto a su nueva situación, aunque, en realidad, a lo que se está acostumbrando es al cariño de Gorila y a su compañía.

Frida Nilsson (Suecia, 1979), nos presenta en La estrella de los simios, una madre fuera de lo común en el personaje de Gorila, cuyos toques de rebeldía ante los convencionalismos recuerdan a la Pippi Calzaslargas de Astrid Lindgren (Suecia, 1907-2002).

Tanto las escenas de humor como los momentos dramáticos sirven para pensar en los distintos tipos de familias que se pueden formar, en las relaciones entre madres e hijas, en los prejuicios y presiones sociales, en lo mucho que sufren aquellos que son rechazados por ser diferentes, en las rebeldías, pero sobre todo, en el triunfo del amor desinteresado de una madre hacia una hija, y en definitiva, de un ser hacia otro.

M.D.P.L.

 

0

VERNE Y LA VIDA SECRETA DE LAS MUJERES PLANTA y ESCARLATINA, LA COCINERA CADÁVER

Ledicia Costas

Editorial Anaya

Existen mujeres planta y éstas que nos van a presentar viven en Vigo. Son seres originales, con un alma separada que tiene forma relativamente antropomórfica de tamaño diminuto, y al morir se transforman en árboles. Existen además guardianes de esas mujeres planta, que conocen el secreto y se encargan de velar por su seguridad. Y un mapa y un bosque escondido a donde deben ir cuando la transformación se acerque. En principio, es exactamente el tipo de novela que me gustaría. Además es muy lírica en sus descripciones, muy vívida a la vez, con una acción bastante rápida y personajes interesantes.

Pero tiene ciertos defectos que deberían pulirse. Es un libro que encajaría bien en los primeros cursos de Secundaria, y no es extenso ni extremadamente enrevesado, pero la consecuencia de esta brevedad es que van surgiendo explicaciones de forma intempestiva, algo improcedentes. Y lo de Verne no sé cómo tomármelo. Ni lo del Nautilus: no sé a cuento de qué tiene que pasar por Vigo el escritor buscando a las mujeres planta. En fin, hay una narración entretenida, con recursos muy lucidos y algunos defectos que es probable que no lo sean para determinados lectores.

Escribí el párrafo anterior hace unos meses, pero no me había quedado a gusto: una escritora muy premiada, bien editada… No me apetecía ser yo la que pusiera la pullita, como si no fuera capaz de apreciar lo cercano. Leí entonces Escarlatina, la cocinera cadáver, y debo decir que mucho mejor. Ya no tiene como destinatario natural a los alumnos de Secundaria, sino claramente a los últimos cursos de Primaria, y ofrece una historia entretenida, con aventuras de guion esperable e infalible y con un protagonista que no deja de recordar ligeramente a Manolito Gafotas: no es un superhéroe y lo sabe, entiende lo que pasa en su casa hasta cierto punto y es muy sincero en sus apreciaciones. Le distingue, eso sí, su aspiración: quiere ser cocinero. Es así como Escarlatina llega a su vida: es una niña muerta a la que tiene que reconstruir y que puede enseñarle sus recetas, pues murió hace mucho tiempo, cuando era cocinera en una casa rica. Conocemos gracias a ella el mundo de los muertos, muy animado, con un aire innegable a tradición mejicana, donde los muertos pueden hacer cosas que hubieran deseado en vida,… aunque como toda sociedad, con sus propios problemas. Para poder ayudar a Escarlatina, los dos niños tienen que preparar un plato que guste por igual a vivos y muertos; y ahí está lo difícil, porque los muertos comen verdaderas guarrerías (ojos podridos, patas de bichos,…dejad volar vuestra imaginación). Me quedo con la duda de por qué el protagonista acepta tan rápidamente una tarea tan difícil, pero es una historia original y bien escrita, que a los chavales les va a encantar.

Lorena

1

MIGRANTES

Cover-Migrantes-CASTELLANO

Migrantes

Issa Watanabe

Libros del zorro rojo

Hace dos años, esta mujer dulce, de voz melodiosa y larga melena, tuvo una idea. En realidad era una idea que llevaba tiempo gestándose en su cabeza aunque ella aún no lo sabía y tenía que ver con un chico de Mali y un pasado en Mallorca.

Después llegaron unas imágenes demoledoras que contaban cómo los niños que huían de las guerras, de los tifones, del hambre, de la injusticia, dormían sobre el suelo duro de los bosques.

Y entonces esta peruana de voz pausada usó el don que le había sido regalado por los dioses de sus antepasados para dibujar con lápices de colores a unos animales que se lanzaban a la aventura de huir de sus países en busca de un futuro y una nueva patria. Porque la patria es aquel lugar donde estás en casa. Y la casa muchos la llevan a cuestas.

Gracias a la librería El Bosque de la Maga Colibrí, Issa Watanabe ha estado esta mañana en nuestra biblioteca y los chicos de 2º de ESO han tenido la oportunidad de escuchar cómo se gesta un álbum ilustrado, en concreto Migrantes.

La biblioteca esta mañana se ha llenado de palabras y color.

migrantes 1

Migrantes es una pequeña joya que aborda, con maravillosa sensibilidad y lirismo, un tema tan duro para el público infantil como es el drama de la emigración.

Dos momentos resultaron emocionantes con Migrantes: trabajarlo en clase con los alumnos, y escuchar a su autora.

En el diario local El Comercio, en su edición del sábado 9 de noviembre de 2019, se publicó un bonito reportaje a raíz de la presentación de este proyecto en la librería de El Bosque de la Maga Colibrí. El titular rezaba así: “De cómo explicar el horror a los niños”  y, efectivamente, ilustra muy bien el acierto de Issa Watanabe de tratar este tema a partir de una pequeña pero intensa historia, protagonizada por animales humanizados.

Es difícil describir la belleza de las ilustraciones de este libro álbum donde el fondo oscuro contrasta con los colores de sus protagonistas y donde cada dibujo contiene tantos detalles y enigmas como lecturas se hagan.

Una pequeña Muerte cadavérica pero ataviada con ropajes coloristas aparece en las primeras páginas acompañada de una gran ave azul. En su camino se encuentra con el grupo de animales-emigrantes en busca de una embarcación que los lleve al otro lado, a otra frontera que cruzar para alcanzar un lugar seguro donde poder seguir viviendo.

Leímos y trabajamos Migrantes con los niños y niñas de 2º de ESO, pero en cualquier otro nivel se podría abordar el libro. Junto con mis compañeras, Flor y Elena, planteamos diversas actividades que abarcaban desde el disfrute de la lectura hasta un análisis más profundo.

En algunas clases trabajamos la palabra que da título al libro, distinguiendo entre “migrante”, “emigrante” e “inmigrante”. Vimos un breve vídeo de Arturo Pérez Reverte que aclara muy bien la diferencia entre las tres palabras. Buscamos también más palabras derivadas y con el texto de la contraportada, del cineasta Theo Angelopoulos, trabajamos el campo semántico de los desplazados.

Nos informamos un poco sobre Issa Watanabe a través de documentos que se pueden encontrar fácilmente en internet, para así preparar algunas preguntas que le queríamos hacer.

Propusimos también que los alumnos dibujasen algún animal más que se pudiera incluir en ese grupo protagonista del libro, pero la actividad que más éxito tuvo fue la de interpretar las sugerentes y enigmáticas ilustraciones del libro y convertir en texto escrito esta bella historia de imágenes.

En una primera sesión mostramos a los alumnos todas las ilustraciones, pero sin descubrir el título ni el texto final de la contraportada. Queríamos que nos contasen sus impresiones iniciales: de qué trataba la historia, cómo la titularían y qué palabras se les venían a la cabeza.

Posteriormente dimos a conocer el título y el texto final, así pudimos comparar las ideas previas con estas otras impresiones. Finalmente nos pusimos manos a la obra y abordamos la tarea de escribir un texto. Para ello era imprescindible que alumnos y alumnas escribiesen una frase  para la primera ilustración y otra para la última, con el objetivo de enmarcar el resto de la historia entre un planteamiento y un desenlace. Para las ilustraciones centrales se dio la opción de añadirles el texto voluntariamente.

Después de este proceso, seleccionamos las frases y fragmentos que más nos gustaban y compusimos el texto final, del que reproducimos algunos fragmentos:

Valientes o víctimas. Fábula.

Hace mucho tiempo, en un bosque oscuro de altos árboles, una grulla y la Muerte estaban perdidas, sin tener muy claro a dónde ir.

Después de un largo camino, encontraron lo que buscaban…

También aquellos otros estaban perdidos. Tampoco sabían muy bien a dónde ir.

ELLA se hizo pasar por uno más, camuflada con su manto de rosas vivas que escondían

GRISES

ROSAS

MUERTAS.

Todos quedaron observándola…Asombrados…

-¡Es la mismísima Muerte!-rumoreaban algunos.

(…)

De repente, todos corrieron hacia la orilla y viajaron en su Arca de Noé. La calavera vigilaba desde el aire montada en su grulla azul.

(…)

Los supervivientes llegaron finalmente a la otra orilla, recordando a los que se habían quedado atrás.

Salieron de la oscuridad

para alcanzar otro mundo

tal vez de más colores.

Migrantes 2

Al finalizar su visita le mostramos a Issa nuestro trabajo, como una de las cientos de interpretaciones que se pueden hacer de su libro. Fue entonces cuando las chicas y los chicos aprovecharon para preguntarle cuestiones que les habían dejado intrigados sobre algunas de las ilustraciones. Con dulzura y hábilmente no les quiso desvelar sus secretos para no condicionar cada particular lectura. Dio pistas, consejos, orientaciones… Pero sí que contestó claramente a una pregunta.

-¿Por qué tus personajes, si son pobres migrantes, no tienen rotas ni sucias sus ropas? -preguntó alguien.

– Lo he hecho intencionadamente. Quería que, al menos, quienes lo han perdido todo no perdieran su dignidad.

Quien es capaz de tratar con tanta sensibilidad este triste drama actual de los desplazados… ¡qué no será capaz de escribir, en este caso, dibujar, en sus libros! Solo hay que leer Migrantes y ya uno lo entiende todo.

Flor Prieto Quirós

Alberto Lorenzo Villanueva

Migrantes 3

 

1

MEJILLONES PARA CENAR

mejillones

Mejillones para cenar

Birgit Vanderbeke

La Galera, 2009

Novela corta de ágil lectura de la autora alemana Birgit Vanderbeke, considerada una de las mejores escritoras alemanas de la actualidad. Recibió el premio Ingeborg Bachmann, el más prestigioso de su país en su momento por este novela.

Recomendable para leer en una sesión de clase en un aula de bachillerato, especialmente si se ha visto ya la caída del muro de Berlín (1.989) y sus consecuencias o, quizás, al revés, para comenzar con esta lectura breve antes de tratar el tema en la asignatura de Historia. De cualquier forma, una interesante novela corta para leer de manera compartida y reflexionar sobre ella; una oportunidad para que el alumnado madure o, cuando menos, se posicione ante situaciones de este calibre si es que nunca se han visto en semejante tesitura. Nos referimos a la que afecta a su narradora, una joven que, a través de un monólogo interior a la manera de Virginia Wolf, disecciona su vida y la de su familia (y casi la de una época de su país) a través del relato de lo que sucedió la noche en que su padre llegaba tarde a cenar. Esta circunstancia es el detonante de una historia que va creciendo en dureza a medida que avanzamos en su lectura: el maltrato en la familia, el machismo y el fascismo son mucho más universales y cotidianos de lo que nos gustaría.

Ana M.