1

ESTO NO ES UNA RESEÑA SOBRE ZOOM

9789681649036

ZOOM

ISTVAN BANYAI

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA, 2012

Nº de páginas: 62.

No, no pretendo hacer una reseña; primero, porque creo que no sabría, y segundo, porque el libro ya está reseñado por dos compañeras de nuestro anterior Grupo de Trabajo:

http://selecciondelecturas.blogspot.com.es/2009/02/zoom.html?spref=bl

Lo que sí quiero es contar un par de anécdotas y hacer una reflexión sobre la “utilidad” de los libros y sobre mi propio concepto de “lo que hay que hacer” con ellos en el aula. Por fortuna, voy cambiando y aprendiendo (que una nunca es mayor para eso) y ahora, por fin he abierto definitivamente los ojos. Creo.

Me encantan los álbumes ilustrados y me encanta llevarlos a clase; proponer, a partir de ellos, actividades de escritura o incluso de plástica; hacer exposiciones de murales y carteles, organizar concursos… no sé, cosas grandes, que se vean.

Zoom es un libro que me ha gustado siempre mucho, pero con el que siempre tuve la sensación de que no era “aprovechable”. Al menos a mí no se me ocurrían ideas para “trabajarlo”. Por eso siempre lo usé de “comodín”, para esos minutos incómodos cuando terminas de explicar un tema y aún no ha tocado el timbre… para alguna guardia, para algún alumno de los de inmersión lingüística que no conoce nuestro idioma.

Este año lo llevé a mi clase de 1º de ESO. Me senté en la mesa y todos se pusieron a mi alrededor, unos en el suelo, otros en sillas, otros de pie. Fui pasando las páginas y sonriendo con sus comentarios, sus caras de expectación. Siempre cuando uno enseña este libro hay algún avispado que va anunciando “es una revista”, “es un anuncio publicitario en un autobús”, “es un sello de correos”; y siempre los demás le gritan “¡calla!” y continúan mirando y sorprendiéndose a pesar del aviso.

A llegar a final, los miré a todos. Sin dejarles decir nada, propuse: “Ahora vamos a verlo al revés” y empezando por una minúscula partícula en un Universo negro, llegamos hasta la rojísima cresta del gallo.

Timbre. Fin de la clase. Mientras recogía, escuchaba lo que hablaban: “Qué pasada”, “qué chulo”, “a mí me gustaba el indio viendo la tele en el desierto”, “pues yo voy a decirle a mi madre que lo busque, que quiero verlo más veces”.

Se me acercó una niña, María, y me dijo: “Profe, a mí me gustó mucho más la segunda vez” “¿Por qué?” “Porque cuando lo vimos desde la primera página hasta la última, al terminar, me sentí mal, pequeñita, sentí que no era nada en un mundo tan enorme; pero al volver a verlo de la otra forma, me dije: jo, pues yo también puedo ser grande, a lo mejor soy importante”

Me fui un poco emocionada, lo reconozco, y así entré con mis alumnos de 2º de Bachillerato.

Como llevaba Zoom en el bolso, y como siempre empiezo con ellos las clases leyéndoles un cuento, un poema, o recomendando alguna lectura, lo saqué e hice con “los mayores” exactamente lo mismo que con los “pequeñajos”. Las caras de asombro fueron las mismas, los comentarios muy parecidos, un chico me lo pidió para mirarlo en casa con más calma, varios copiaron la referencia del autor y la editorial.

Me llamó la atención otro alumno, el delegado, que después de tomar nota en un papel lo guardó cuidadosamente en un portafolios en el que había ya varias páginas y una portada maravillosamente artística. Le pedí: “¿Me lo enseñas?”. Me dijo: “Claro, Emma, es que voy guardando todas estas cosas de los primeros minutos de clase”. Y allí estaban todas las fotocopias de los cuentos, de los poemas, las referencias de los libros, alguna fotografía de alguno de ellos. Unas veinte páginas.

En la portada ponía: “Para disfrutar”.

(Emma Cabal)

Advertisements
0

OLIVIA Y LAS PRINCESAS

olivia-princesas

Olivia y las princesas

Ian Falconer

Fondo de Cultura Económica, 2012

Olivia es una cerdita que protagoniza una serie de álbumes escritos e ilustrados por Ian Falconer. Es imposible no enamorarse de Olivia desde que la conoces, tengas la edad que tengas. Aunque se supone que sus historias van dirigidas al público infantil, son los papás, los abuelos o quien sea que le toque leer el cuento quienes más lo disfrutan …o al menos lo disfrutan a partes iguales. Esto pasa muchas veces y es el ingrediente perfecto para la lectura compartida.

Olivia no es una cerdita como las demás: es una niña con cuerpo de cerdita. Olivia es contestona, intensa, apasionada, divertida. Olivia tiene opiniones variadas y las expresa sin problema; no se cansa, le encanta saltarse las normas, disfruta con el baile, con la música, con el arte; es estrafalaria, extravagante, es… absolutamente adorable.

En esta ocasión Olivia no quiere ser princesa porque ser princesa no es divertido. Ser una princesa rosa es lo más aburrido del mundo y desde luego no va con su carácter rebelde e inconformista. Con este argumento, asistimos a un alegato casi, casi feminista en que Olivia reivindica que las niñas pueden aspirar en la vida a ser muchas cosas, a cada cual más interesante. Olivia es valiente y no deja que ningún obstáculo se le ponga por delante.

El texto, escaso pero conciso, es divertido, lleno de ironía y sarcasmo, magistralmente acompañado de unas ilustraciones sin demasiado colorido, como es habitual en todos los libros de Olivia, pero cargadas de simbolismo y que dan mucha viveza y emoción a las situaciones.

Ana N.